Galería fotográfica de Zamora

La Muralla de Zamora
Ubicación

Muralla de Zamora - Zamora

La muralla de Zamora es una edificación con funciones de muralla defensiva que parapeta la ciudad de Zamora prácticamente desde sus inicios como ciudad. La muralla sufre varias modificaciones de trazado a lo largo de su historia, una debida a los sucesos bélicos que rodean la historia de la ciudad, otra debida al crecimiento constante de la población y su consiguiente ensanche.

A partir de 1868 pierde su condición de muralla defensiva de la ciudad. Siendo pocos años después el arquitecto Segundo Viloria el que realiza por primera vez un plano de la ciudad indicando su recorrido. La fortaleza de las murallas y la resistencia pasiva a un eventual ataque hizo que la ciudad tuviera el apelativo de: "la bien cercada".
Se han producido en los paramentos diversos eventos relevantes de la historia de la ciudad, algunos como el día de Zamora o posteriormente el cerco de la misma.
En la actualidad apenas se conservan restos de la muralla del período musulmán y de la reconquista. En 1949 se la declara dentro del programa de protección de patrimonio español, y en 1985 dicho decreto se corrobora con la ley sobre Patrimonio Histórico Español.

La muralla muestra una secuencia de recintos en la ciudad. El primer recinto del siglo XI va desde la punta más occidental hasta la Plaza Mayor. El segundo recinto se finaliza en el siglo XIII y abaca una extensa área que cubre al este de la ciudad. El tercer y último recinto construido a finales del siglo XIV se prolonga en el sur de la ciudad, cubre las áreas en torno al Puente Nuevo.

Desde finales del siglo XIX y durante prácticamente la primera mitad del siglo XX la muralla es abandonada e incluso destruida para ganar suelo a la colina donde se asienta la ciudad. A partir del Decreto de 22 de abril de 1949 se la declara dentro del programa de protección de patrimonio español, y en 1985 dicho decreto se corrobora con la ley sobre Patrimonio Histórico Español. Del primer recinto se destruyeron las Puertas de San Martín, el Portillo de las Lonjas, y la Nueva de San Juan. Se conservan muy parcialmente la de Mercadillo o del Carmen, la de San Cebrián y la de San Pedro. Y se conserva muy trasformada la de Zambranos.

En cualquier caso, se conserva alrededor de 3 km del recinto amurallado en buen estado. De hecho, las almenas de la muralla son parte del reclamo turístico de la ciudad, y no pocos turistas se fotografían en ellas en los diversos parques y plazas que se integran a lo largo de esta construcción. Actualmente se halla en proceso de restauración y reconstrucción, liberándose zonas que habían sido ocultas por construcciones nuevas y consolidándose otras que habían dado lugar a ensanche de calles.

Compartir
Compartir
De interés