Galería fotográfica de Zamora

Huesos de Santo
Ubicación

Zamora - Zamora

- Huesos de Santo -

El nombre de Huesos de Santo viene dado por su forma alargada y exterior blanco, son tradiciones que se remontan siglos atrás. Además como se comen típicamente en la festividad de Todos los Santos... el nombre es perfecto.

Ingredientes
Para el mazapán
  • - 300 g de almendras molidas
  • - 300 g de azúcar glass
  • - 1 clara de huevo
Para el relleno
  • - 300 g de azúcar
  • - 12 huevos
  • - 150 ml de agua
Para el almíbar
  • - 300 g de azúcar
  • - 150 ml de agua


Preparación

1. Mezclar la almendra molida con el azúcar glass, añadimos la clara y removemos toda la mezcla hasta obtener una masa, si una clara es poco, puedes ponerle una más. Ahora tapamos la masa con un paño y la dejamos reposar durante una hora en el frigorífico.

2. Para el almíbar, poner en un cazo el agua y el azúcar. Calentar a fuego medio y remover hasta que comience a hervir. Lo dejamos unos diez minutos vigilando siempre la temperatura.

3. Para el relleno, coger un recipiente e ir poniendo las yemas. Una vez que todas las yemas están en el recipiente las pasamos por un colador y las reservamos.

4. Poner el almíbar a calentar otra vez. Lo justo para que coja calor, tiene que estar a fuego lento. Ahora cogemos las yemas. Las vamos vertiendo poco a poco en el cazo, como si fueran un hilo y removemos. Poco a poco irá cogiendo consistencia, lo separamos del fuego y entonces si podremos usar las varillas eléctricas para que la crema cuaje. La textura tiene que ser tipo crema consistente. Como unas natillas espesas. Lo tapamos y refrigeramos al menos dos horas. Con esto conseguimos que se vuelva menos líquida y sea más manejable.

5. Ahora daremos forma a los huesos, hacer bolitas de masa, todas igual de grandes. Las amasas como churritos cilíndricos y les hacemos el agujero interior. Puedes hacerlo con alguna herramienta de cocina que tenga un mango fino y cilíndrico, con un bolígrafo (bien limpio)... El resultado final debe ser un tubo del tamaño de un dedo más o menos. El agujero interior tiene que ser mayor que el diámetro de un bolígrafo, así que tendrás que ampliarlo con movimientos circulares. Deja bonitos los extremos y redondeados. Hay quien los hace sin necesidad de vaciarlos, como si fueran un canelón.

6. Ahora rellenamos los huesos con las yemas, lo ideal es utilizar una manga pastelera o una jeringa de repostería. Rellenamos los canutillos uno a uno. Cuando ya estén todos los montamos en una bandeja sobre papel de hornear.

7. Rebozarlos con azúcar glass y dejarlos secar en la bandeja. Deben airearse durante al menos dos días y hay que darles la vuelta para que se aireen por los dos lados. Así que cuando lleven un día les damos la vuelta con cuidado. El mazapán se irá poniendo duro y eso le da el toque final a los huesos de santo.



Compartir
Compartir
De interés